Stella Matutina significa: Estrella de la mañana.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Las Hermanas de Bethania C. V. D. de acuerdo al carisma se propone imitar a Marta y María de Bethania, viviéndo fraternalmente la vida de intimidad con Dios, en la Oración y la vida de servicio en acción por Dios en las obras de Apostolado.

 

VIDA DE ORACIÓN:

 

Igual que para María de Bethania, la contemplación de las cosas divinas y la unión asidua con Dios en la oración, es el primer y principal deber de las Hermanas.La espíritualidad está centrada en Cristo, sobre todo en la presencia Eucarística y en la acción litúrgica alrededor de la Palabra de Dios.María ha escogido la mejor parte, la que no le será quitada, se presenta ante el mundo como la fiel seguidora de Jesús inclinada por la oración y la reflexión; para ella lo primero es escuchar al Maestro.

 

VIDA DE SERVICIO:

 

Marta tiene la dicha de acoger al mismo Jesús, la hospitalidad es inmediata, se multiplica a la hora de ofrecer servicios y en el fondo se le escapa lo más importante, por ello, merece un reproche por parte de Jesús,o más bien una impresionante iluminación.Se tiene especial devoción a la Virgen Dolorosa Madre y Maestra de la Congregación, como Madre engendra, como Maestra enseña, como Madre nos engendró en el calvario “Mujer he ahí a tu Hijo”. Como Maestra nos enseña con su fe a aceptar la voluntad de Dios en su via dolorosa, dándonos ejemplo para convertir nuestra vida en camino y medio de santificación

 
 
 

VIDA COMUNITARIA:

Vivimos como una verdadera familia, reunidas en el nombre del Señor. que nos anima y con su presencia y con su amor derramado en nuestros corazones, por el Espíritu Santo, de tal manera que la unión estre nosotras manifieste la venida de Cristo y sea fuente de vigor en nuestro Apostolado. (Fotos).

 

VIDA APOSTÓLOCA:

La Congragación según su propio carisma, desarrolla actividades apostólicas en diversas áreas, procurándo ser fieles al espíritu de servicio que brota del corazón de la Iglesia y del corazón de nuestras Madres fundadoras.La educación católica constituye nuestro primer y principal apostolado, por medio de la cual nos proponemos educar o formar buenos cristianos (as) católicos(as).Participamos en la función pastoral de la Iglesia y prestamos nuestro servicio mediante las obras de misericordia, espírituales y corporales.