Nuestra Congregación <inicio>

 
 
 
 
 
 
 
 
 

CONSOLADORAS DE LA VIRGEN DOLOROSA


Las Hermanas de Bethania Consoladoras de la Virgen Dolorosa, tiene su origen en la efusión del Espíritu Santo sobre las Reverendas Madres Dolores de María Zea Fernández y María de la Cruz Pinto, quienes iluminadas por el Señor emprendieron la magna obra con el ahelo de trabajar activamente por el Reino de Dios. Viajaron a Roma en el año 1924 e iniciaron los trámites ante la Santa Sede.

El Señor puso en su camino personas que las orientaran y ayudaran y así el 20 de enero de 1928 fue eregida canónicmente la Congregación en la República de El Salvador, por el Obispo Diocesano, Exmo, Monseñor José Alonso Belloso y Sánchez, quien actuó como representante del Papa XI. 

 

Con la inspiración del Esíritu Santo surgió en la Iglesia Católica una nueva Congregación conformada por trece religiosas de hábito azul marino que, abriertas a los signos de los tiempos y a las necesidades del mundo, iniciaron las labors apostólicas  con la apertura de un colegio que se caracterizaba por sus novedosas ideas y metodología pedagógica, su ambiente campestre y su aire de familia que representaba su transformación religiosa, su alto nivel académico y su interés por preparar a la mujer como hija,  esposa y madre ejemplar; el Instituto Bethania, en la señorial ciudad de Santa Tecla  o en la Vueva San Salvador.

 
 

La Reverenda Madre Dolores de María Zea

 

La Madre María de la Cruz Pinto

 
 
 

Nació en Quetzaltenango, Gutemala, el 14 de Jjunio de 1883.

 

Desde pequeña tenía gran devoción por la Virgen Santísima Dolorosa. En su niñez quedó huérfana de Madre y al os dieciocho años perdió a su padre; entonces viajó a El Salvador, al cuidado de su tío el canónigo David Letona.

 

Dios puso en su corazón el deseo de consagrarse totalmente a Él y a su Reino y colocó en su camino a quen sería su inseparable compañera de anhelos, espernzas y luchas.

 

Nacida en Chalantenango, el Salvador, el 10 de marzo de 1984. Ella con la Madre Dolores de María Zea, concibieron la idea de la Congregación de religiosas que como Marta y María de Bethania, vivian en fraternidad sólo para Dios en la intimidad con Cristo en la oración y por el apostolado activo sirviendo al Iglesia en su misión de fe al mundo, a través de la evangelización, la catequesis, la educación y las obras de misericordia.   

 

Con su extraordinaria visión previno a la Congregación de muchos peligros dándole normas a seguir. El 19 de agosto de 1929 nace a la vida el Instituto Bethania, Centro de Educación Católica y Cultural, en Santa Tecla el Salvador siendo ella la primera Directora. Fue Vicaria General de la Congregación. 

 

Por invitación de Monseñor José Paupini, la Madre Dolores de María Zea llegó a Colombia con las primeras religiosas en el año 1960 y su primera obra fue el Colegio Setella Matutina, en Bogotá en 1962. Dos años dspués se inaguró el noviciado en el Municipio d e Chía y posteriormente se inició su labor educativa en el Colegio Stella Matutina de dicho municipio.

 

CARISMA: Lucas 10, 38-42

 

Las Hermanas de Bethania C. V. D. de acuerdo al carisma se propone imitar a Marta y María de Bethania, viviéndo fraternalmente la vida de intimidad con Dios, en la Oración y la vida de servicio en acción por Dios en las obras de Apostolado.

 

VIDA DE ORACIÓN: 

 

Igual que para María de Bethania, la contemplación de las cosas divinas y la unión asidua con Dios en la oración, es el primer y principal deber de las Hermanas. La espíritualidad está centrada en Cristo, sobre todo en la presencia Eucarística y en la acción litúrgica alrededor de la Palabra de Dios. María ha escogido la mejor parte, la que no le será quitada, se presenta ante el mundo como la fiel seguidora de Jesús inclinada por la oración y la reflexión; para ella lo primero es escuchar al Maestro.

 

VIDA DE SERVICIO 

 

Marta tiene la dicha de acoger al mismo Jesús, la hospitalidad es inmediata, se multiplica a la hora de ofrecer servicios y en el fondo se le escapa lo más importante, por ello, merece un reproche por parte de Jesús,o más bien una impresionante iluminación. Se tiene especial devoción a la Virgen Dolorosa Madre y Maestra de la Congregación, como Madre engendra, como Maestra enseña, como Madre nos engendró en el calvario “Mujer he ahí a tu Hijo”. Como Maestra nos enseña con su fe a aceptar la voluntad de Dios en su via dolorosa, dándonos ejemplo para convertir nuestra vida en camino y medio de santificación.

 

VIDA COMUNITARIA: 

 

Vivimos como una verdadera familia, reunidas en el nombre del Señor. que nos anima y con su presencia y con su amor derramado en nuestros corazones, por el Espíritu Santo, de tal manera que la unión estre nosotras manifieste la venida de Cristo y sea fuente de vigor en nuestro Apostolado. (Fotos).

 

VIDA APOSTÓLOCA.

 

 La Congragación según su propio carisma, desarrolla actividades apostólicas en diversas áreas, procurándo ser fieles al espíritu de servicio que brota del corazón de la Iglesia y del corazón de nuestras Madres fundadoras. La educación católica constituye nuestro primer y principal apostolado, por medio de la cual nos proponemos educar o formar buenos cristianos (as) católicos(as). Participamos en la función pastoral de la Iglesia y prestamos nuestro servicio mediante las obras de misericordia, espírituales y corporales.